TOMÁS BÁRBULO, EL PAÍS - España - 27-06-2006

Repatriados por el gobierno español a Senegal 189 inmigrantes clandestinos.

Los africanos llegaron a Dakar en siete vuelo nocturnos

La semana pasada, el Gobierno repatrió en secreto a Senegal a 189 inmigrantes que habían llegado a Canarias a bordo de cayucos. Los traslados se hicieron en siete vuelos nocturnos, que aterrizaron en Dakar entre el lunes 19 y el sábado 24. El Ministerio del Interior confirmó a EL PAÍS que los policías que escoltaban a los africanos entregaron a cada uno de éstos 300 euros, "con el fin de que puedan empezar a rehacer sus vidas". Las repatriaciones comenzaron sólo tres días después de que el Consejo de Ministros aprobara un crédito de 20 millones de euros para el Gobierno de Dakar.

Las protestas sociales que provocó en Dakar, el pasado 1 de junio, la repatriación de un primer grupo de 99 senegaleses forzaron al presidente del país, Abdoulaye Wade, a romper el compromiso que había adquirido con el Gobierno español para admitir la devolución de 623 inmigrantes irregulares. Éstos habían sido identificados por funcionarios del país africano desplazados expresamente a Canarias.

La marcha atrás de las autoridades senegalesas dejó en una posición desairada al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien había anunciado la repatriación en el Congreso de los Diputados, durante el debate del estado de la nación.

Las repatriaciones se reanudaron el pasado día 19. Mientras un primer grupo de 25 inmigrantes aterrizaba en el aeropuerto de Dakar, el ministro del Interior de Senegal, Ousmane Ngom, se entrevistaba discretamente en Madrid con las autoridades españolas. Éstas habían mostrado su "buena voluntad", según fuentes diplomáticas de Dakar, sólo tres días antes, con la concesión al país africano de un crédito de 20 millones de euros, con cargo a los Fondos de Ayuda al Desarrollo (FAD).

Vigilancia de costas

El ministro Ngom acudió a Madrid al frente de una delegación en la que figuraban un consejero del presidente Wade, un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores y la comisaria del aeropuerto de Dakar. En su agenda figuraban tres puntos : la reanudación de las repatriaciones, el establecimiento por España de cuotas de inmigrantes de su país y la vigilancia de las costas senegalesas.

Respecto al primer punto, Ngom exigió que las repatriaciones se produjeran "de manera responsable". Es decir, fuera del alcance de las cámaras. "Estas cosas no pueden hacerse en la plaza pública", explica un diplomático local. De ahí el que los traslados se hicieran de noche y en secreto. Una fuente del Ministerio del Interior español declaró que no están previstas más repatriaciones en los próximos días.

En cuanto al establecimiento de cuotas para inmigrantes senegaleses, España se habría comprometido a "estudiarlas con seriedad", según la misma fuente.

El tercer asunto que ocupó la visita del ministro Ngom fue la vigilancia de las costas de su país para evitar la salida de cayucos hacia Canarias. Según Ngom, Senegal carece de medios para controlar sus aguas territoriales. La Unión Europea y España están interesadas en ayudar a las autoridades locales en esa tarea, del mismo modo que vienen haciendo en Mauritania. Se trata de establecer un dispositivo conjunto con las autoridades locales para patrullar el mar de Senegal, interceptar los cayucos, detener a los inmigrantes clandestinos y entregarlos a las autoridades del país.

La agencia de fronteras europea, Frontex, ha recabado medios y ayuda logística de varios países de la Unión Europea. Ngom trasladó a su homólogo español, Alfredo Pérez Rubalcaba, la autorización de su Gobierno para que la UE despliegue cuatro barcos, un avión de observación y un helicóptero bajo el mando de la Guardia Civil.

Source : El Pais