España necesita la entrada de 400.000 inmigrantes al año para mantener el actual ritmo de crecimiento

España necesita la entrada de 400.000 inmigrantes al año para mantener el actual ritmo de crecimiento

Los datos son concluyentes. El año pasado nacieron en España 465.616 personas. Fallecieron, por el contrario, 387.019 individuos, lo que significa un crecimiento natural de la población de 78.597 personas.

El pasado ejercicio, sin embargo, se crearon (según la Contabilidad Nacional) 517.500 empleos a tiempo completo, que lógicamente sólo han podido cubrirse gracias a la inmigración irregular, ya que la entrada de extranjeros con permiso de trabajo en regla es prácticamente marginal.

Hay que tener en cuenta que en 2005, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, el Censo oficial reflejaba una población total de 44,10 millones de personas, lo que significa un aumento de 910.846 personas, la cifra más alta jamás alcanzada en la Historia de España. Para comparar ambas cifras hay que tener en cuenta que la Contabilidad Nacional ofrece puestos de trabajo a tiempo completo, lo que supone que un mismo empleo puede ser ocupado por dos o más personas, de ahí la abultada diferencia entre ocupados y cifras de población.

¿Qué significa esto ? Pues que para crear algo más de medio millón de empleos ha sido necesaria la entrada a España por cualquiera de los medios de transporte- de algo más de 800.000 emigrantes. Los casi 100.000 restantes son nacidos en España.

La cifras del año 2005 están sesgadas al alza por el proceso de regularización abierto por el Gobierno en mayo del año pasado, pero si el mismo ejercicio aritmético se realiza comparando la media de los últimos cinco años (en que los que se dispara el fenómeno de la inmigración), los resultados son extremadamente relevantes y muy parecidos : mientras que la población oficial (que cuenta a los inmigrantes independientemente de su situación jurídica) viene creciendo a un ritmo anual medio de unos 600.000 individuos, el saldo entre nacimientos y fallecidos se ha mantenido prácticamente estable en torno a las 80.000 personas.

Si tenemos en cuenta que una parte de los nuevos empleos ha sido ocupado por españoles (fundamentalmente mujeres), los datos del INE ponen de relieve que para que la economía crezca a los ritmos actuales (un 3,6%) es necesario que cada año entren por las fronteras algo más de 400.000 inmigrantes.

El propio Pedro Solbes ha reconocido en alguna ocasión que prácticamente el 80% del crecimiento económico español se debe a la entrada de inmigrantes. Esta oferta de mano de obra más barata es la que ha posibilitado el crecimiento económico, ya que de otra manera se hubieran producido estrangulamiento desde el lado de la oferta laboral.