Malta deja desembarcar a los inmigrantes para que España los traslade a sus países de acogida

Malta deja desembarcar a los inmigrantes para que España los traslade a sus países de acogida

El Pais

El pesquero español Francisco y Catalina se dirige por fin a puerto, escoltado por una patrullera de guerra de Malta, con los 51 inmigrantes que recogió en alta mar a bordo. En La Valeta esperan dos aviones para traer a los sin papeles a España, de dónde serán distribuidos a sus países de acogida.

El barco permanecía varado a 12 millas de la costa por sexto día consecutivo después de que el acuerdo alcanzado por el Gobierno española para solucionar la crisis se fuera al traste a última hora de ayer. Libia se negó entonces a acoger a los diez inmigrantes que, en un primer momento, sí acepto recibir.

El Gobierno español ha enviado a Malta dos aparatos para trasladar a los inmigrantes. En un principio, la embajadora española en Malta, Marta Vilardel, había informado de que uno emprendería vuelo hacia España con 23 de ellos (los 18 que se quedarán en España, y los cinco de Andorra) y el otro marcharía a Italia (donde se quedarán 10). Ocho más no saldrán de Malta, así que el problema eran los diez restantes, los que Libia se había comprometido a acoger.

Poco antes de mediodía, Exteriores ha cambiado los planes y ha confirmado que los dos aviones volarían a España. Poco después, el pesquero recibía la autorización para arribar a puerto. Los inmigrantes serán trasladados a un campamento militar, y de allí a los aviones con rumbo a España.

Libia ha prohibido al avión sobrevolar o aterrizar en su territorio, es decir, de facto no quiere recibir a los inmigrantes, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores a la embajadora a última hora de la noche de ayer. “No se puede entender que un acuerdo en el que ha participado la Comisión Europea y por el cual los libios aceptaban recibir a 10 personas no den ahora permiso de aterrizaje”, ha señalado hoy Vilardel.

El pesquero « Francisco y Catalina » llevaba seis días bloqueado en aguas de Malta con 51 inmigrantes a bordo. Ayer se vio obligado a regresar a 12 millas de la costa maltesa tras haber recibido horas antes la autorización para arribar al puerto de La Valeta. El segundo patrón del pesquero, Bautista Molina, subrayó que “el desánimo” cundió entre la tripulación y los inmigrantes al saber que debían regresar a la posición inicial. Según las leyes marítimas internacionales, Malta debía haber acogido a los inmigrantes.

Source : El Pais