No a la cortina de silencio sobre los lugares de encierro para extranjeros

Campaña de observación de los lugares de internamiento

En el marco de la campaña para un Derecho de fiscalización en los lugares de encierro de los extranjeros, lanzada por la red Migreurop parlamentarios nacionales y europeos, así como militantes asociativos visitarán estos centros en Italia, en España, en Portugal, en Bélgica, y en Francia entre el 30 de enero y el 7 de febrero de 2009.
En Mauritania, dónde funciona un centro de detención financiado por Europa, se organizará un día de sensibilización.

Inmediatamente después de la adopción por la Unión Europea de la Directiva "Retorno" - que oficializa el encierro generalizado de los extranjeros - las autoridades italianas decidieron prolongar hasta 18 meses la duración del encierro de los migrantes en espera de expulsión. A mediados de enero, el ministro italiano del Interior anunciaba que quería transformar la isla de Lampedusa en un inmenso centro de internamiento donde se custodiaría a los Inmigrantes irregulares que llegaran a las costas de esta última frontera del sur de Italia, antes de ser masivamente repatriados al cabo de procedimientos administrativos expeditivos.

En Francia, dónde pesan amenazas sobre las condiciones de acceso de las asociaciones a los centros de internamiento - en los cuales se multiplican las tensiones, los incendios, los intentos de suicidios, etc.-, reduciendo de hecho el ejercicio efectivo de los derechos de los migrantes, la prensa reveló las condiciones de vida indignas que sufren los extranjeros en Mayotte. En Bélgica, unos extranjeros comenzaron una huelga de hambre para protestar contra las condiciones de su detención.

En España, a pesar de las declaraciones del gobierno que aseguraban que no se aplicaría la Directiva Retorno y se “ampliarían los derechos” de los migrantes, el proyecto de reforma de la Ley de Extranjería prevé el aumento efectivo del plazo de internamiento de 40 hasta 60 días y una clara restricción de sus derechos fundamentales en otros aspectos.

En nombre de la lucha contra la inmigración irregular, y con el pretexto de responder a las expectativas de la opinión pública, la detención de los migrantes en Europa está siendo erigida en sistema, en el marco de una terrible armonización europea del encierro de los migrantes.

Sin embargo, el Parlamento europeo [1] ha mostrado su preocupación por la multiplicación del número de centros de internamiento para extranjeros en los Estados miembros y en sus fronteras en los últimos años, y de las frecuentes violaciones de derechos humanos denunciadas regularmente en estos lugares. El Parlamento pide que se garantice el acceso de las ONG especializadas en la protección de los derechos fundamentales de los migrantes y de los solicitantes de asilo a estos centros, que un órgano de control independiente supervise, a nivel europeo, su funcionamiento, y que se presente cada año un informe analizando la situación de las personas detenidas en los centros de internamiento que se encuentran bajo la autoridad de los Estados miembros, dentro o fuera de sus fronteras.

Los campos de extranjeros son el epicentro de múltiples vulneraciones de los derechos humanos.

Contacto prensa : : contact@migreurop.org ou +33 1 53 27 87 81

Todas las informaciones sobre la campana por un Derecho de Fiscalización en los lugares de encierro para extranjeros están en la web de Migreurop, país por país http://www.migreurop.org/rubrique268.html