Expulsión ilegal de 500 migrantes a Libia : la UE debe condenar a las autoridades italianas

Communiqué de Presse

Communicado de prensa commune Réseau Euro Méditerranéen des Droits de l’Homme (REMDH) y Migreurop

Roberto Maroni, ministro de Interior de Italia, no se equivoca cuando califica de “hito histórico” el rechazo hacia Libia de 227 migrantes detenidos por la Marina italiana en el estrecho de Sicilia el 6 de mayo, y de 240 el 10 de mayo. Pero, lejos de constituir, como pretende, un avance en la lucha contra la inmigración clandestina, esta expulsión significa que Italia ha decidido dar la espalda a los principios democráticos y a los compromisos asumidos en materia de derechos fundamentales.

Ya en 2004 y 2005, Italia procedió a la expulsión masiva hacia Libia de varios centenares de migrantes desembarcados en la isla de Lampedusa, acarreando una solemne condena del Parlamento Europeo que se mostró “vivamente preocupado por la suerte de centenares de solicitantes de asilo (enviados a un país que) no es firmante de la Convención de Ginebra relativa al estatuto de refugiados, no posee un régimen de asilo efectivo, no ofrece verdaderas garantías para los derechos de las personas refugiadas y practica el arresto arbitrario, la detención y la expulsión”.

Cuatro años después, la situación de refugiados y de migrantes no ha cambiado en Libia. Violencias, malos tratos, encierros, violaciones, torturas y deportaciones siguen practicándose en este país que no ha firmado la Convención de Ginebra sobre refugiados. A comienzos de mayo, un video difundido por la prensa italiana mostraba a militares libios impedir, bajo amenaza de sus armas, a migrantes hacerse a la mar en dirección a la isla de Lampedusa. Siniestra ilustración del “tratado de amistad” firmado entre Italia y Libia en otoño de 2008.

Lo que ha cambiado es el papel confiado, a partir de hoy, a Libia por la Unión Europea en la lucha contra la inmigración ilegal. Reintegrada al seno de la comunidad internacional tras años de estar apartada por actividades terroristas, “Libia tiene el potencial para convertirse en socio clave de la UE en el Mediterráneo y en África”. Son declaraciones de la Comisaria europea encargada de las relaciones exteriores venida en febrero a ofrecer 20 millones de euros al país para ayudarle a controlar mejor sus fronteras, en el marco de la externalización de la política migratoria europea. De hecho, además de los recursos que ofrece su subsuelo -gas y petróleo- el país ocupa un lugar clave en el mapa de rutas migratorias hacia Europa, y sabe convertirlo en dinero. ¿20 millones para poder, a partir de hoy, enviar a miles de mujeres, hombres y ñiños en riesgo a los campos de detención libios ?

La Unión Europea tiene los medios para no ser cómplice de esta nueva etapa de la guerra a los migrantes : la Red Euromediterránea de Derechos Humanos -REMDH y Migreurop esperan de la Comisión Europea una firme condena de estas expulsiones contrarias al derecho europeo e internacional, y la apertura de un procedimiento judicial contra las autoridades italianas. La UE, que ha firmado la Carta de derechos fundamentales, debe renunciar también a todo acuerdo migratorio con países que violan abiertamente los derechos humanos.

Contactos :

Réseau Euro Méditerrannéen des Droits de l’Homme-REMDH :
M. Chadi Sidhom : +32 486 96 86 13

Migreurop :

Mme Claire Rodier : +33 1 43 14 84

Mme Sara Prestianni : +33 1 536 27 87 81-contact@migreurop.org