COMUNICADO COJUNTA

63 migrantes muertos en el Mediterráneo : el Ejército francés cuestionado por no asistencia a personas en peligro

Un año después de la muerte de 63 migrantes en un barco proveniente de Libia, algunos sobrevivientes, con el apoyo de una coalición de organizaciones no gubernamentales, han depositado hoy en Francia una denuncia contra el Ejército francés por no asistencia a personas en peligro.

En marzo de 2011, el caos se instaló en Libia y miles des extranjeros se vieron obligados a salir del país para huir de la violencia. 72 personas de origen etíope, eritreo, nigeriano, ghanés y sudanés embarcaron la noche del 27 de marzo de 2011 a bordo de un barco a motor con destino a Italia. Unas horas después de su salida, un avión francés de patrulla sobrevoló el barco y señaló su presencia a los guardacostas italianos. El periplo de los migrantes se transformó muy pronto en una pesadilla. Les faltó combustible, comida, agua potable y perdieron el control del barco. Por teléfono lanzaron un S.O.S., recibido por los guardacostas italianos, quienes a su vez dirigieron señales de alarma a todos los navíos presentes en el mar Mediterráneo, indicando la ubicación del barco. Las señales se emitieron cada 4 horas durante 10 días. Las aguas a la altura de Libia estaban en aquel entonces masivamente ocupadas por fuerzas militares que disponían de una tecnología sofisticada. La embarcación fue localizada por helicópteros en dos oportunidades. Uno de ellos incluso lanzó algunas botellas de agua y galletas a los pasajeros, antes de irse. Después, nada.

Tras 9 días a la deriva, mientras numerosos ocupantes ya habían muerto, los migrantes se encontraron con un navío militar. Señalaron su desamparo y enseñaron los cuerpos de los bebés muertos. Pero nadie les fue a ayudar. El barco encalló en las costas libias tras 15 días a la deriva. A su bordo, sólo 11 sobrevivientes, entre los cuales 2 murieron poco después del desembarque en Libia. 63 personas, entre las cuales 20 mujeres y 3 niños, murieron por falta de auxilio.

Este caso, símbolo de la indiferencia de Europa hacia los refugiados, fue llevado hoy la justicia penal francesa por algunos de los sobrevivientes. Precisamente, una queja contra X fue depositada hoy ante el Tribunal Superior de París, en su sección especializada en asuntos militares, por no asistencia a personas en peligro. Le corresponderá a la justicia francesa determinar la responsabilidad del Ejército francés, el cual, presente en Libia para proteger a la población, omitió auxiliar a estos exiliados. Habiendo necesariamente recibido las señales de alarma, existen muchas razones para creer que las fuerzas armadas francesas no cumplieron con sus obligaciones internacionales y nacionales de proteger el derecho a la vida.

El desprecio y la indiferencia hacia las personas que intentan llegar a Europa para salvar sus vidas son intolerables. Recientemente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo afirmó con fuerza en una decisión del 23 de febrero de 2012. Nuestras organizaciones, que apoyan a los sobrevivientes de esta tragedia, esperan que la justicia penal francesa sancione la violación de la obligación de asistir a las personas en peligro y consideran que nada puede justificar, teniendo conocimiento de la situación, que se deje morir a un ser humano en peligro.

La coalición agrupa a las siguientes organizaciones :  :

Agenzia Habeshia

Associazione Ricreativa e Culturale Italiana (ARCI)

Boat4People

Coordination et initiatives pour réfugiés et immigrés (Ciré)

Fédération internationale des ligues des droits de l’Homme (FIDH),

Groupe d’information et de soutien des immigrés (GISTI)

Ligue des droits de l’Homme (LDH)

Migreurop

Progress Lawyers Network

Réseau euro-méditerranéen des droits de l’Homme (REMDH)

Testimonio,, click here

Anexo :

. La denuncia (en francés)

. el informe de expertos independientes sobre este caso (en inglés)


Documents

La Denuncia (francès)

(PDF – 1.1 Mo)

Document

(PDF – 7 Mo)