Communicado de prensa conjunto

Grecia-Turquía : "el camino es peligroso, la gente está muriendo".

Gravedad de la situación - los límites de las políticas migratorias en Europa

El fortalecimiento de los controles en la frontera greco-turca obliga a las personas que huyen de conflictos a tomar rutas cada vez más peligrosas. Quienes logran cruzar esta frontera Europea son a menudo víctimas de extradiciones, son sistemáticamente encerradas. a su llegada en condiciones inhumanas y degradantes. La Unión Europea responde reforzando los medios de vigilancia y de intercepción, mientras que la urgencia está en la acogida y no en la criminalización.

Estas son las conclusiones de nuestras organizaciones en el regreso de una misión de investigación en Grecia y Turquía, donde nuestra delegación obtuvo acceso a centros de detención en Grecia y a entrevistas con los refugiados y personas migrantes y constató una serie de comprobadas violaciones de los derechos de las personas en la frontera. Ninguno de los actores encontrados durante nuestra misión e implicados en las diferentes etapas del control de migración en la frontera greco-turca puede ignorar esta situación.

En Grecia, abundan los testimonios de las víctimas de las expulsiones por la guardia costera griega, ya sea en pleno mar o incluso una vez pisado suelo europeo [1]
. Estas personas no aparecen en las estadísticas. La delegación pudo entrevistarse con estos invisibles que testificaron las violencias llevadas a cabo por la guardia costera que los tratan como animales (incluyendo niños y mujeres embarazadas) y los roban (dinero, joyas, móviles), lanzando sus documentos de identidad al agua y tirándolos al mar hacia la costa turca.

La reforma de la ley de inmigración y asilo en curso, la intención de abordar las fallas sistémicas reiteradamente sancionadas por los tribunales europeos, esconde gravemente la cacofonía que reina sobre la identificación de las responsabilidades una vez el migrante es interceptado. Quienes consiguen permanecer en el territorio son encerradas sistemáticamente por las autoridades, incluyendo los menores no acompañados durante el tiempo que dura su identificación. Grecia acaba de ser condenada nuevamente por este motivo. Quienes son liberados, Grecia les entrega la obligación de abandonar el territorio dentro de 30 días, ningún derecho sobre el territorio. La tasa de aceptación de las solicitudes de asilo es muy baja y los ataques racistas aumentan constantemente.

Afganos, iraquíes, somalíes, sudaneses, eritreos, sirios, palestinos están atrapados en una trampa entre Grecia y Turquía y utilizados como afirmación de una política de control de las fronteras que promueve Europa.

En Turquía, la adopción de una ley de Extranjería y la protección internacional en abril de 2014 sólo suavizan un poco los temores de las asociaciones, especialmente sobre la evolución de las prácticas y la obstinación turca en el mantenimiento de reservas geográficas a la Convención de Ginebra de 1951, que excluye de la demanda de asilo a todos los ciudadanos no europeos. Anunciadora de numerosos progresos, la nueva ley no es más que un espejo preocupante de las trabas jurídicas presentes en el derecho europeo que se enorgullece de reproducir (multiplicación de los procedimientos acelerados de asilo ; confinamiento de personas esperando su retorno hasta 12 meses). Estas reformas son el signo de que Turquía inicia un giro "a la Europea " sin ofrecer todas las garantías de respeto de los derechos de las personas : difícil acceso al procedimiento de asilo para personas en centro de retención, ninguna ley sobre la protección de datos personales, el confinamiento de los menores y las familias, la falta de acceso a la asistencia jurídica. Además, las autoridades han expulsado cientos de sirios en cuanto empezaron a llegar a Turquía. La ambición de esta reforma encuentra sus límites en las deficiencias estructurales de Turquía con sus obligaciones internacionales. Pero tropieza también frente a la gran cantidad de aquellas y aquellos que no puede entrar legalmente en Europa y de quienes Turquía tiene, en definitiva, la carga.

¿Qué hace Europa ? ¿Cómo se posiciona la Agencia Frontex y tras ella las instituciones europeas cuando son testigos y participan, al menos indirectamente, en estas violaciones de los derechos humanos ?

Como en Lampedusa, la Unión Europea ha propuesto a Grecia un apoyo principalmente orientada sobre la presencia desde hace varios años de la Agencia europea de vigilancia de fronteras, Frontex, en la frontera marítima y terrestre de Grecia y Turquía. Sin embargo esta presencia no ha modificado ni las condiciones de acogida de las migrantes, ni la peligrosidad de esta ruta migratoria. Y las violaciones de los derechos de las personas en la frontera continúan.

Del lado turco, la situación particularmente grave de las migrantes no parece ser un obstáculo para la negociación de un acuerdo de readmisión entre la UE y Turquía, a la financiación de la construcción de lugares de reclusión, ni a la perspectiva de cooperación entre las autoridades turcas y Frontex.

En las últimas semanas, la tragedia de la costa de Lampedusa parece haber despertado la conciencia sobre la situación de las migrantes que están tratando de llegar a territorio europeo. Ahora, la UE planea incrementar la capacidad de Frontex para hacer frente a esta situación. Sin embargo, nuestras organizaciones no han dejado de repetir que la angustia de las migrantes y la peligrosidad de sus rutas están estrechamente relacionados a la falta de alternativas para el acceso al territorio europeo y a las condiciones de acogida insuficientes en el interior y en las fronteras de Europa.

El control de las fronteras no salva vidas sino que provoca la violación de derechos – incluso la muerte- de hombres, mujeres y niños.
El informe completo de la misión será hecho público el primer trimestre de 2014.

FIDH, REMDH, Migreurop

Asociaciones que apoyan este comunicado de prensa : ABCDS Oujda (Maroc), AMDH (Mauritanie), AMDH (Maroc), AME (Mali), ARACEM (Mali), ARCI (Italie), CIRÉ (Belgique), CNCD 11.11.11. (Belgique), Fasti (France), FIDH (international), GADEM (Maroc), GISTI (France), GRAMI AC (red regional con base en Cameroun), Justice Sans Frontières Migrants (red euro africana), La Cimade (France), LDH Belgique, Migreurop (Europe Afrique), Progress Lawyer Network (Belgique), REMDH (régional-euro-mediterránea)